Procrastinar: la larga espera

Procrastinar: aplazar, retrasar el momento de realizar algo.

Ésta es la definición de procrastinar, palabra que tanto se usa en las redes sociales cuando se habla de temas de mejora personal y profesional. Y usar este término en lugar de aplazar, que es más coloquial y usado en la mayoría de los contextos, no es más que la afirmación de querer mantenerse en la procrastinación, es decir, en no llevar a cabo aquello que uno sabe que es lo que tiene que hacer. Y la inacción se hace de forma consciente.

Es distinto que aplazar. Aplazar vendría a ser el retraso de algún hecho concreto para una fecha posterior. Uno tiene que aplazar una reunión, la entrega de un pedido, y puede ser como consecuencia de no realizar aquellas pequeñas cosas del día a día que son las necesarias. 

Y ¿qué persigue la procrastinación? 

Hay personas que su forma de estar es simplemente posponiéndolo todo,  probablemente tengan alguno de los siguientes prejuicios: hacer aquello que debería es aburrido, es poco estimulante, es cumplir con mis «deberes», es de gente mayor… y a menudo con 40, 50, 60 o más edad siguen con la misma dinámica.

«Dejar para mañana lo que se puede hacer hoy» es no responsabilizarse, no querer tomar partida y dejarse llevar, porque hacer aquello que toca implica comprometerse, elegir, tomar decisiones y correr el riesgo de equivocarse. Y cometer errores es algo que está sumamente penalizado especialmente por aquellas personas que tienen poca autoestima y que se valoran por lo bien que les van las cosas, que quizás no van tan bien pero están estables y en un equilibrio aceptable. Y en su interior se dicen: «mejor no mover nada y continuar así, en la zona de confort, que si sale mal será terrible».

Y esta falta de compromiso con uno mismo puede salir muy cara, no responsabilizarse con lo que uno quiere por miedo a cómo será o que no salga bien, es dejar de lado la posibilidad de mejorar, de vivir una vida más acorde con uno mismo, con coherencia con los propios valores y continuar con una sensación de insatisfacción permanente. 

Tú puedes elegir y eres el responsable de sentir que aquello que haces tiene sentido para ti. ¿Vas a seguir procrastinando?

Si estás interesado en un proceso de mejora profesional consulta nuestros servicios en el siguiente enlace

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram